¿CÓMO QUIERES QUE TERMINE ESTA SERIE?

Golpear: 211

Quiero hablaros de una serie que vi hace tiempo. No tuvo mucha repercusión, y no entiendo por qué. El argumento habla de un chaval, de veintipocos años, muy guapo, de esos que lo ves y piensas “¡quiero que sea mi novio o el novio de mi mejor amiga!”

Estudiaba en la facultad de historia y le encantaban los deportes. De repente, en un giro de guion, le cambia la vida de manera radical. Su país entra en una guerra civil y a consecuencia de esto, el ejército le reclama para que se aliste. Tenía que hacerlo sí o sí, o le meterían en la cárcel. Lo consultó con su madre, no quería matar, ni dejar a hijos huérfanos (ahí se te empiezan a caer las lagrimitas) y así terminaba el episodio piloto.

El resto de capítulos mostraban cómo este chico huía de su hogar para no tener que alistarse. Pasados unos meses, decide volver a su casa para proteger a su familia, que se encontraba en el centro de una guerra en la que muchos morían, y a otros les metían presos. Entonces llamó a su madre, le dijo que en tres días estaría allí, no podía ir en avión o en tren, tendría que hacerlo de manera clandestina, con ayuda de otros desertores. Toda su familia le esperaba impaciente, y cuando el chico consiguió llegar a su destino, su casa ya no estaba. La habían bombardeado. Todos habían muerto. Su madre, sus hermanas, todos. (Más dantesco que la boda de sangre de Juego de Tronos)

Después de estos capítulos tan dramáticos, la serie sigue. Nuestro protagonista se recompone como puede, e intenta llegar a un lugar en el que vivir, donde no le obliguen a luchar en una guerra que no entiende, que considera injusta y que le ha arrebatado a su familia y a sus amigos. Su huida parece no tener fin.

La serie sigue en activo. Tiene pinta de durar muchas temporadas. Se ha convertido en una road movie, en una Odisea.

Os planteo algo: Imagina que se abre un portal y puedes participar en esta serie ¿Qué harías para ayudar a nuestro protagonista?

Cuesta imaginar una situación tan dura, ¿verdad?

Pues permitidme que os desvele el spoiler final: todo esto no es ficción, ni se ha llevado a la pantalla. Es una historia real. El chico se llama Hassan, ahora tiene 27 años y es Sirio. La ciudad de la que huyó es Aleppo. Y todo esto me lo contó cuando estuve haciendo un voluntariado en el Puerto del Pireo, donde había un campamento improvisado de refugiados. Hassan ayudaba también como voluntario, cocinando, consolando, atendiendo a los cientos de familias que por allí pasaban. Mientras, esperaba con paciencia, mucha paciencia, que Europa le consiguiera el asilo legal en algún país en el que pudiera reconstruir su vida. Como él, miles de refugiados viven una película de terror, como ésta o peor (os lo aseguro, lo he escuchado en primera persona, no es un “me han contado que dicen que…”)

Vuelvo al planteamiento que os hice. Puede que hayáis pensado: me gustaría ayudarle, pero ¿Cómo?

En este tiempo en el que he colaborado y me he implicado más con la ayuda a refugiados, he descubierto muchos proyectos valientes, y me gustaría compartir dos de ellos.

galeria

SHARE A COFEE FOR. Isabel Ramos y Melania Arias son las fundadoras de esta ONG “low cost”. Ellas también fueron voluntarias, y regresaron a Madrid con la idea de ayudar de manera activa. Su sueño se hizo realidad, y en 2016 crearon Share a Cofee For, con la idea de “convertir un gesto cotidiano, tomar un café, en una manera de ayudar a los demás. Que nos haga conscientes de que el valor de un café a este lado del mundo, puede hacer posible un gran cambio en la vida de las personas allí donde más lo necesitan”

Isa nos cuenta que está siendo un éxito “Desde entonces hemos convertido más de 16000 cafés virtuales en ayuda en todo el mundo”. ¿De qué color es tu café?

galeria

PROYECTO MOVIL KITCHEN Este proyecto comenzó con la transformación en Albendiego (España) de un contenedor marítimo en una cocina móvil totalmente equipada y de gran capacidad para situaciones de emergencia.

Actualmente están en Samos, en un campamento donde se encuentran hacinadas más de 3000 personas. Hacen también un trabajo de integración, desde el respeto, la no discriminación y el apoyo mutuo. Os invito a que conozcáis el proyecto en la web y que colaboréis en su aventura.

Como ellos, hay muchos que se mueven para que nuestro mundo sea un poco mejor y eso es lo único que puede cambiar el guion e incluso hacer que esta serie tenga un final feliz.

Nuestros gestos, nuestra implicación, nuestra solidaridad puede hacer que todo cambie.

galeria

Autora: Anni Frost
Redactora del programa de TV Zapeando

Enlaces sobre el autora:
Facebook  / Instagram


comentarios

Deje su comentario