¡QUÉ BONITO ES EL BALONMANO CUANDO SE JUEGA UNA FINAL FOUR!

Golpear: 1483

Viernes. Viajaba por tercera vez a Budapest, pero esta vez sin el 17 a la espalda y acompañada por dos buenas amigas. El mejor balonmano femenino a nivel de clubes nos esperaba, la Final Four. Pero antes de que diera comienzo la gran fiesta del balonmano teníamos una tarde para conocer bien la ciudad, que por cierto, es maravillosa, mágica de noche por su iluminación, entrañable de día por su gente. Cruzábamos el Danubio por el puente de las cadenas para subir al Castillo de Buda y el Bastión de los pescadores en funicular.

Eli pinedo y amigas puente de Budapest


Desde arriba podríamos divisar toda la ciudad prácticamente de lado a lado, todos sus puentes y monumentos. El Parlamento probablemente sea el más destacado, por su dimensión y también su iluminación, precioso. Anochecía en Budapest y la ciudad se iluminaba como en las postales, el Danubio brillaba con el reflejo de sus puentes y edificios, mágico. Tocaba dormir para estar bien descansadas al día siguiente y seguir disfrutando de la ciudad.

Parlamento de Budapest de noche


Sábado,
volvíamos al pabellón que nos dio la última medalla de plata a las #guerreras, Europeo 2014. Qué emoción entrar de nuevo ahí y recordar tan buenos momentos. La perspectiva era totalmente distinta, desde el campo nunca ves el final de las gradas, parecía que no terminaban nunca. Estaba lleno, en Hungría el balonmano femenino se vive muy intensamente, hay una gran afición y además uno de los cuatro equipos clasificados era de allí, el Györi Eto.

Pabellón de juego final Balonmano femenino Four


La Final Four tenía dos de las guerreras con las que he compartido grandes momentos, Darly Zoqbi en la portería del Buducnost y mi querida Carmen Martín en el extremo derecho del Bucaresti. La suerte no jugó del lado de ninguna de ellas, así que tuvimos que ir a verlas al hotel de concentración tras los partidos  para darles un buen achuchón, necesitaban charlar con personas ajenas a sus respectivos equipos y a poder ser no de balonmano, conozco esa sensación. Así que así lo hicimos, visita al hotel y un buen rato de anécdotas y risas para olvidar lo ocurrido en la pista de juego.

Foto hotel jugadoras de balonmano femenino


Domingo.
Antes de la gran Final visita a la Plaza de los Héroes, Maldita Dulzura, Sex&Flow y Ephemeral paseaban por las calles de Budapest. Se acercaba la hora de la final y empezábamos a ponernos nerviosas, así que nos fuimos acercando al pabellón.

Eli Pinedo y amigas por Budapest


No teníamos favorito, solo esperábamos un nivel muy alto de juego y así fue. Tanto que nos dejamos llevar por el ambiente del pabellón tal y como se aprecia en la siguiente foto. 60 minutos con un marchador igualado de principio a fin, así que nos fuimos a la prórroga.

El Györi húngaro tuvo que sudar mucho para alzarse con el gran título continental, merecido, muy merecido. Qué bonito es el balonmano cuando se llenan los pabellones. Qué bonito es el balonmano cuando puedo disfrutarlo desde otra perspectiva rodeada de buenas amigas. Qué bonito es el balonmano cuando la afición corea los nombres de sus jugadoras. Qué bonito es el balonmano cuando nos hace sentir tan vivas. Qué bonito es el balonmano cuando juegan los extremos. Qué bonito es el balonmano cuando vestimos de London717.

Viva el HANDBALL femenino.

foto8-serpentinas-campeon.png

By: Eli Pinedo

En la misma categoría

Relacionados por Etiquetas

comentarios

Deje su comentario